Trabajo propone mantener la prohibición de despedir

El Gobierno y los agentes sociales retoman este lunes la negociación para la prórroga de los ERTE.

El ministerio de Trabajo propone prorrogar automáticamente los ERTE hasta el 31 de diciembre y limitar los de fuerza mayor a empresas de sectores especialmente afectados y a negocios que dependan de ellos. Además, en su propuesta incluye el mantenimiento de la prohibición de despedir tras los expedientes de regulación temporal de empleo hasta final de año.

En concreto, el documento que el Gobierno les ha enviado a los agentes sociales establece que hasta el 31 de diciembre permanecerá vigente el artículo con el que el Ejecutivo fijó que la fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción en las que se amparan las medidas de suspensión de los contratos y la reducción de jornada «no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido». Ello, en la práctica, implicaba que quedaban vetados los despidos objetivos (que conllevan una indemnización de 20 días por año trabajado), que pasaban a considerarse despidos improcedentes (cuya indemnización alcanza los 33 días por año) o nulos.

Pero la propuesta del Gobierno también incluye el fin del contador a cero, es decir, el plazo de los ERTE restará para eventuales periodos futuros de paro de los trabajadores afectados. En concreto, cuando los trabajadores accedan a una prestación contributiva por haber extinguido una relación laboral antes del 31 de diciembre de 2021, verán reducida la duración del derecho al desempleo durante tantos días como hayan percibido la prestación por ERTE a partir del 1 de octubre.

Éstos son algunos de los términos con los que Trabajo acude a la reunión que mantendrá este lunes a partir de las diez de la mañana con los agentes sociales para negociar la extensión de los ERTE. El objetivo de las negociaciones es llegar a un acuerdo a lo largo de esta semana.

El Gobierno también ultima la regulación del teletrabajo con los agentes sociales. En el borrador que presentó hace una semana, el Ejecutivo elevó del 20% al 30% el porcentaje para entender que el trabajo a distancia es regular en una empresa. Pero el documento también recoge que la modificación del porcentaje de la presencialidad sólo podrá aplicarse en el caso de que concurra la voluntariedad tanto de la persona trabajadora afectada como de la empresa. Además, establece que cuando el trabajo a distancia sea algo excepcional promovido por una pandemia, la empresa no tendrá que establecer un acuerdo específico con los trabajadores que incluya, por ejemplo, la compensación de los gastos.

Con respecto a los trabajadores del sector público, el Gobierno y los sindicatos registraron avances en la reunión que mantuvieron el pasado viernes y se emplazaron también para este lunes para una nueva reunión con posibilidades de que se pueda firmar un acuerdo en breve. En la negociación, Función Pública ha planteado que el teletrabajo pueda ser voluntario y reversible.



FUENTE: LAS PROVINCIAS