El Consejo de Ministros impulsa un plan para que el diálogo social corrija la reforma laboral

Calvo avanza los planes normativos del Ejecutivo hasta final de año que incluyen buscar un pacto de patronal y sindicatos para recuperar la ultraactividad de los convenios.

El Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos ha decidido finalmente abordar la controvertida revisión de la reforma laboral del PP, que ha causado ya algunas sonadas disputas internas en el Ejecutivo, si bien de momento se hará de forma parcial y apostando por lograr una decisión consensuada en el seno del diálogo social.

Así lo revelan fuentes conocedoras de la reunión del Consejo de Ministros de este martes, después de que El País avanzara la intención del Gobierno, tras el que la vicepresidenta Carmen Calvo expondrá algunas de las prioridades legislativas del Ejecutivo, incluyendo la revisión de la reforma laboral, en forma de plan normativo.

Se trata, fundamentalmente, de recuperar la ultraactividad de los convenios mientras que las partes no alcancen un pacto sobre unos nuevos, y de volver a primera el acuerdo laboral de los sectores sobre el de las empresas.

 

El plan normativo

 “Hoy hemos aprobado en el Consejo de Ministros el plan normativo para este segundo semestre”, ha explicado Calvo en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo de coalición.

Pese a la carga de trabajo que ha supuesto la pandemia, ha dicho Calvo, “en el primer semestre hemos tramitado tres leyes orgánicas, nueve ordinarias, 27 decretos leyes” como parte de la agenda progresista del Gobierno.

“La propuesta es la que va a impulsar el calendario legislativa”, son 171 propuestas, que incluyen una reforma de la Constitución para modificar la terminología con la que la Carta Magna se refiere a los discapacitados.

También contempla tres leyes orgánicas, 58 leyes ordinarias y 119 reales decretos, ha detallado Calvo, subrayando la respuesta del Gobierno al compromiso anunciado durante este primer año de legislatura.

Las medidas, ha expuesto Calvo, tienen que ver con la remodelación del modelo productivo, para hacerlo más digital y más justo en el ámbito del cambio climático o las políticas verdes. También con el sostenimiento justo de la fiscalidad con dos figuras nuevas que se están tramitando, como son las tasas Google y Tobin.

El tercer eje de vertebración es la cohesión social, el fortalecimiento del estado del bienestar y la igualdad de los ciudadanos dentro de la diversidad autonómica, ha avanzado Calvo, que ha dicho que el acento se pondrá también en la creación de empleo digno.

También se busca fortalecer el área de ciencia, la formación profesional, con una ley específica antes de final de año, y una ley de renovación de la función pública. Se buscará en paralelo mejorar la protección de las mujeres y la libertad sexual.

 

La contrarreforma laboral

Aunque PSOE y Podemos llegaron a pactar con Bildu la derogación integral de la reforma laboral del PP la pasada primavera, a cambio de su voto a favor a una de las prórrogas del estado de alarma, esta posibilidad fue rechazada.

Su mero anuncio causó una gran contestación entre la patronal, que abandonó la negociación del diálogo social después de que el vicepresidente de Asuntos Sociales y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ratificara su intención de llevar a cabo el acuerdo, lo que llevó a la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, a desdecirle, rechazando una derogación integral pocas horas después.

Pese al cisma interno que ha causado este debate, el camino intermedio que ha terminado tomando el Gobierno es el de impulsar una corrección de la reforma del PP pero dejando en manos del diálogo social, donde patronal, sindicatos y Ejecutivo tendrían que llegar a un acuerdo, fijar el calado de la contrarreforma.

En todo caso, recuerdan fuentes oficiales, el pacto del diálogo social será la opción preferible y deseable, en la que no se escatimarán esfuerzos, pero no es estrictamente necesario su aval para poner en marcha algunas correcciones sobre la legislación.